viernes, 14 de septiembre de 2007

SOÑANDO CON UN SUEÑO


Ayer te soñé, fue tan real que me ha impresionado, y más con todo lo que ha ocurrido entre nosotros. Allí estábamos los dos, solos en la que fue mi habitación cuando vivía en casa de mis padres, en la cama que yo ocupé, y eso es lo raro, ya llevo unos cuantos años fuera de esa casa y aun ahí sigue prendida en mis recuerdos y eso que en el fondo no es la mejor parte de mi vida, sino la peor, la de más angustias, también la de más sueños por cumplir y que nunca llegaban. Nunca pienso para bien en esa casa ni en esa habitación, pero es la que contiene más cosas de mi, en parte yo soy como esa habitación, espartana, pequeña, llena de cosas hechas por mi. Allí poco a poco me fui forjando a contra corriente de lo que todas opinaban de mi.
Allí estabas, casi encima de mi, tan erótica, tan sensual como una gatita en celo. Empezamos a besarnos, con delicadeza, con ansia contenida, pero se notaba tu deseo, mi deseo. Y ahí estaban tus labios húmedos recorriendo los míos, tu lengua suave, tu cuerpo anhelando el mío, y todo tan vívido, fue un rato de autenticidad, todas esas sensaciones compactadas en el ensueño. La verdad me ha impresionado mucho eso, hacía tiempo que mi alma no estaba tan relajada como para soñar y soñar así contigo a pesar de la batalla perdida ha sido un gran regalo, algo que me ha emocionado. Como quisiera repetirlo.

2 comentarios:

COSTENNITA dijo...

citando a un visitante de mi antiguo blog: "Qué bonito ha de ser que alguien te quieras así."

EL LOCO dijo...

Como hago el que?.
El post es autentico en todas sus palabras.